Seguidores

jueves, 9 de enero de 2020

ALZHEIMER

Niebla...niebla....y solo niebla. Pareces estar inmersa en un banco de niebla...que a veces se disipa y recuerdas...y reconoces...pero al instante una capa espesa  te envuelve y te sumerge en un mundo desconocido en el que te queda allí...habitando...mal viviendo...sin pensamientos ni recuerdos, ni vivencias. Es como si tu vida fuera borrada de la mente y solo los recuerdos más antiguos son los que permanecen. Añoras a tus padres y no reconoces la foto de tú marido y a veces ni la de tus hijos. Jamás pensé que te olvidarías de él. Me parecía imposible, el amor de tú vida, el que te cuido hasta su último aliento, agotado y vencido por tú enfermedad y sin querer reconocerla. A veces, te miraba y te decía bajito...."algún día no me vas a reconocer...". Y así fue. Pero esperaste a que él se fuera para borrarlo de tú mente. En el mismo instante en que se fue...desapareció de tú vida y no volviste a nombrarlo. Y era tú amor, tú ídolo la persona que más querías en tú vida. Erais inseparables, os queríais tanto que a veces hasta resultaba incomprensible que después de tantos años juntos, os siguierais queriendo de esa forma. No se podía concebir que uno viviera sin el otro, y ahí estas tu mama...demostrando que tú enfermedad si te deja vivir sin papa. Y en cierto sentido, es un alivio pensar que no te acuerdas de él, porque no quiero ni pensar que te dieras cuenta que papa murió hace ya unos años.
Miras a la calle a través de la ventana y cuentas coches imaginarios que entran en la ciudad...1....2....3...y puedes llegar hasta 400. Y cuándo ya llevas muuuucho tiempo contando coches dices enfadada...”400 o 1.500". Otras veces me das la receta de algunas comidas... Otras que hay un asesino en casa... Otras me dices que me quieres... Otras que te queremos robar.... Otras que ves al diablo por casa...otras gritas hasta cansarte y agotarnos a todos. Ahora estás en una fase un poco más relajada. Las tardes, las pasamos hablando y hablando, o más bien hablo yo, y te cuento historias, unas inventadas... otras ciertas. Tantos años que ya se acaban las ideas y las historias. Y ahí estás tú...10 años después del comienzo de tú enfermedad, sumidita, agotadita, pero sigues mirando los coches...sigues escuchando mis historias. Muchas veces me quejo de que no tengo vida, que mi vida la absorves tú. Ni aficiones...ni salidas...ni viajes...y muchas veces...durante muchos años ni mi familia. Esta enfermedad es tan absorvente que poco a poco me voy agotando. Por eso el blog va tan lento, ni ganas ni tiempo, pero también se que el día que faltes voy a estar perdida, como me ocurrió con papá. No sabía cuál era mi sitio ni mi lugar, tantos años pendiente de vosotros que cuándo él faltó...me dolió más de lo que podía imaginar. Pero ahí estabas tú para llenar el hueco y las horas y los instantes...

 Y ahí sigues tú...en tú sillón...viendo pasar las horas y los días, sin recuerdos ni vivencias.

Dedicado a mamá, que ve pasar los días desde su sillón...

domingo, 22 de diciembre de 2019

FELICES FIESTAS!!

Y otro año más...y otra felicitación más. Jamás pensé en  que nadie me leería, era más bien un blog para mí, pero...ya van 298 entradas y 7189 comentarios...son ya 2.433.633 personas que pasaron por este blog en estos años. Para mí...un honor, cada visita, cada comentario, cada correo que recibo. Por los que me leéis, sigo aquí. Y seguiré mientras sigáis entrando. Y quiero daros las gracias  ya que hacéis muy feliz con vuestras visitas y con vuestros comentarios. A veces incluso me rio muchísimo. Realmente os agradezco este buen rato que me dais.

Este nuevo año, como todos los años, nos plantearemos cambiar cosas que después la mayoría no cumpliremos, pero da igual...por costumbre todos los años pretendemos cambiar lo que pensamos que no estamos haciendo bien. Y nos acordaremos de quienes ya no están a nuestro lado, y de los que están pero...."no están". Y yo este año...me acuerdo de ti. Que te acabas de ir hace...una semana. Y pienso en lo injusta que es la vida, y en el dolor que dejaste, y en que te echaremos de menos y que te recordaremos siempre.

Recordemos con cariño a los que no tenemos a nuestro lado, y procuremos dárselo a quienes si están aún con nosotros. Os deseo a todos los que pasáis por aquí unas felices fiestas, a los que comentáis y a los que no, a los que se entretienen con mis relatos y a los que les parecen un trallazo, a todos os deseo muchas salud y felicidad.

Midala

viernes, 6 de diciembre de 2019

VIVE Y DEJA VIVIR

No había un solo momento de nuestras vidas que te perdieras, estabas al quite de todo. Lo tuyo no era curiosidad, era morbo. Te encantaba mirar por la mirilla de la puerta y ver todo lo que pasaba por delante de ella. ¡Y corriendo ibas a la habitación a asomarte a la ventana y ver cómo iba fulana o zutana vestida! El edificio entero sabíamos que nuestras vidas las convertías en las tuyas, estabas falta de entusiasmo y completamente sola. Al principio hasta nos hacías gracia y nos reíamos. Cuándo pasábamos delante de tú puerta muy "prudentemente" te saludábamos con mucho entusiasmo. Al final...nos agachábamos para que no nos vieras. Habías perdido toda la gracia que en un principio encontramos en tus boberías y cotilleos. La cosa no quedaba ahí, cuándo te encontrabas con alguien siempre nos ponías verdes a todos los inquilinos. Qué si vestíamos así...o gritábamos en casa...o la del cuarto era amiga de la tercero pero enemiga de la del primero...Así eras tú. Inventando lo que te entraba en gana. Si me veías pasar a mí, me decías a voz en grito desde detrás de la puerta que mi hijo había salido a las 8 de la mañana para ir al colegio pero muy bien acompañado. En fin...no tenías nada más que hacer.

Pero nos cansaste. Mi hijo llegó una tarde a casa muerto de la risa. Había subido las escaleras con su compañero de clase para hacer los deberes en nuestra casa como todas las tardes. Pero ese día pensaron que te la iban a jugar. Y se pararon delante de tú puerta. Tú estabas mirando pero ellos simulaban no enterarse. Se abrazaron, simularon darse besos, mimos...todo entre risas apagadas. Cuándo te diste cuenta de lo que ocurría, chillaste y escupías sapos por la boca. Los niños venían muertos de la risa y pensaban que a partir de ese momento se acabarían tus cotilleos continuos. Lejos de eso...comenzó una batalla contra mi hijo. Dejaste a todos casi de lado para atacarlo a él a todas horas. Subía o bajaba lo insultabas, le gritabas. Comenzaste a publicarlo por todas las esquinas. Todos los vecinos "sabían" que mi hijo "no era normal" como decías tú. No hacíamos mucho caso ya que nos daba un poco igual, las palabras hacen daño depende de quién vienen. Y de tú...no tenían ningún valor. Pero viendo que no conseguías lo que querías, te fuiste al colegio del niño y solo te faltó llevar una pancarta para que se enterara todo el mundo. Demostraste que eras muy mala. No tenías corazón, era un crio que te había gastado una broma y tú te sentiste ofendida y...no sé el motivo. No te tendría que importar la vida de los demás pero a tú si te importaba, y querías dañar. Los niños se sintieron observados, criticados. Eran motivo de mofas de burlas e incluso de insultos. El director del colegio nos llamó y tuvimos que explicar lo que había ocurrido ya que no querían pervertidos en el colegio.

Pero lo mejor estaba por llegar.

Estábamos tristes y apagados. Allá donde íbamos nos criticaban. Intentamos hablar contigo pero no podíamos ni acercarnos a la puerta ya que gritabas como si no hubiese mañana. Decías que nos iríamos al infierno, que éramos unos pervertidos y nuestros hijos eran iguales. Te dejamos por imposible esperando que te cansaras pronto pero lejos de eso cada vez ibas a más.

Una tarde que venía yo de la tienda me paré a hablar con una vecina. Hablamos de lo que ocurría, de cómo nos encontrábamos y todo por una broma. Entonces ella soltó la bomba.

- Aunque fuera verdad, ella es la menos indicada para criticar. Antes de venir a vivir a este edificio, vivía en el otro extremo de la ciudad, y tenía una novia. Si, lo que oyes. Tú vecina tuvo una novia durante  muchos años. Les hicieron la vida imposible, y ella se vino a vivir aquí. Fin de la relación.

Nos diste pena, estabas haciendo lo mismo que te hicieron a ti. No habías aprendido nada. En vez de aprovechar la experiencia, lo habías dejado pasar por tú mente sin analizar, sin meditar...y devolvías a los demás la crueldad que tú habías sufrido. Como no nos consideramos como tú, sencillamente te metí una nota por debajo de la puerta diciéndote esto mismo, ya que en persona era imposible, tus gritos e improperios levantaban dolor de cabeza. Y...cosas de la vida...a los pocos días subiste a casa a pedirnos perdón. Te escuchamos en silencio, realmente estabas avergonzada y eso...en parte me alegraba ya que se te veía arrepentida. Esta vez...habías sacado partido de la experiencia.  Podría ser el comienzo de una amistad...Pero por lo de pronto, sería el comienzo de una seria conversación.

 La única manera de salir del laberinto del sufrimiento es perdonar. John Green

lunes, 26 de agosto de 2019

MI MEJOR AMIGA

"Te vi de espaldas, es cierto, pero juraría que eras tú. Es más, apostaba el cuello. Tú, un hombre tan sensato, padre de familia y "enamorado" de tú mujer hasta trancas decías... Siempre alardeabas de tú sensatez y madurez a la hora de tomar decisiones y...¡¡¡.te estaba viendo entrar en un burdel!!!. Juraría que eras tú, nuestro gran y preciado amigo. El que ponía cordura en las discusiones del grupo, el que hablaba con tranquilidad y pausadamente reflexionando cada discusión!! ¡Vaya chasco Federico! Frené el coche y no daba crédito. ¡No me lo podía creer! Aparqué en el arcén y pensé que demonios haría ahora. Me acababas de meter en un marrón sin saberlo, ya que no podía quedarme callada después de lo que había visto. Marga era mi mejor amiga. Miré el móvil y miré el wuasap. En el perfil de Marga estabais los dos con los niños. ¡Claro! ella estaba enamorada de ti. Miré el tuyo, estabais los dos, en uno de vuestros viajes a Rusia. Miré hacía la puerta del burdel pensando en lo que iba a hacer a partir de ese momento, y en ese instante saliste tú. Ibas con una mujer, mucho mayor que tú, ella te llevaba agarrado del brazo. ¡¡Dios mío!!Pero si podía ser tú  madre!te habías vuelto loco. Ya no había dudas, eras tú con otra mujer, muchísimos mayor que tú, a las puertas de un burdel, en una carretera secundaria a muchos kilómetros de donde vivimos. Claro!!Pensarías que jamás te vería nadie ahí, estábamos muy lejos de casa. Agarre mi móvil y le mandé un wuasap a Marga. "Tenemos que hablar. Es urgente “Así, sin pensarlo. Ella tiene que saberlo, no me voy a quedar callada. Te saqué una foto, cómo no! lo tenemos muy fácil ahora con los móviles, quedarías inmortalizado. Federico del brazo de una mujer anciana, saliendo de un burdel. ¡¡Ja!! ¡Te había pillado in fraganti y te ibas a caer con todo el equipo! Te mandé a ti también un wuasap." A las 6 quedamos Marga y yo para tomar unas cañas. Vete. Tengo que enseñaros algo". Te vi coger el móvil y leer. Contestaste al segundo. OK. ¡¡Pues...se acabaron tus patrañas de hombre decente y padre de familia ejemplar!!Hoy lo sentía mucho, pero...no podía guardarme esto que estaba viendo. Dios mio!es que te triplicaba la edad! No podía quitármelo de la cabeza.

A las 6 estábamos los tres en la cervecería. Veníais de la mano y muy contentos. Tú me preguntaste si había comprado el coche y era eso lo que quería enseñaros. Yo os dije que no, que lo que quería mostraros era otra cosa y más importante. Os mirasteis sonriendo y poniendo muecas de.... ¿que será? Nos sentamos y ya no di tiempo a nada más. Puse mi móvil con la foto encima de la mesa. Tú te quedaste blanco. La sangre dejó de correr por tú cuerpo y yo te observaba al igual que Marga. Ella quería decir algo pero no era capaz, solo balbuceaba. Al instante ella pregunto qué era eso, que estaba pasando. Tú seguías mirando la foto libido y levantaste la vista. Me mirante furioso. Miraste a Marga. Ella te pedía explicaciones...Tú solo mirabas la foto y me mirabas a mi. Cruzaste las manos y te dirigiste a Marga. Tus palabras fueron "Perdóname, quizás debí de decírtelo, pero nunca fui capaz. Viví con este gran secreto toda mi vida. Mi vida está llena de mentiras, es verdad, pero nunca quise que supierais que mi madre trabaja en un burdel. Lo hizo toda su vida, y yo nunca me sentí orgulloso. No quería que tú y mis hijos supierais esto. Ahora-me miraste intensamente- por favor, vete. La conversación que sigue es algo privado. Gracias por preguntarme primero a mí. Vete. "
Mi cara era un poema. Había obrado precipitadamente, sin pensar que igual lo que veía no era lo que yo pensaba. Había juzgado y sentenciado. Había estropeado su vida, su secreto había salido a la luz por mi culpa. Me había precipitado y pagaría las consecuencias. Perdí vuestra amistad. Marga, nunca más volvió a hablarme.Tú hablaste conmigo pasados unos días. Me dijiste que una amiga nunca haría eso, que antes debiste de hablarlo con él. Había jorobado sus vidas. No era algo de lo que se sentía orgulloso y por eso lo ocultó, pero siempre la siguió cuidando. Me diste como siempre…una lección. Pero perdí vuestra amistad. Te juzgue demasiado rápido" 

Pronto se arrepiente el que juzga apresuradamente.
Publio Siro (Siglo I AC-?) Poeta dramático romano.