Seguidores

jueves, 29 de agosto de 2013

Falsos amigos...

"Vivo rodeada de gente...de hermanos...de primos...sobrinos...amigos...tengo amistades para regalar. Amistades de las que muchos de ustedes me mirarían con cierta envidia. Jamás estoy sola y gracias a dios porque no me gusta la soledad. Estoy muy orgullosa de mi familia y de mi gente, están siempre ahí...cuándo tienen que estar...o...eso pensaba yo.

Mi nombre es Ana y mi vida fue siempre un mar de rosas. Nunca había tenido problemas...digamos graves...por lo que jamás necesite pedir ayuda a nadie en ningún sentido. Vivo sola, en un apartamento del centro, pequeñito pero para mi y mis cosas me llega. Tengo un perro pequeño, muy bonito, que vino a darme toda la alegría del mundo. Mi vida era feliz. Transcurría entre trabajo...comidas...cenas con amigos...salidas los fines de semana a casa de alguien a cenar o simplemente a cenar fuera. Nos juntábamos un montón de gente y la velada nos pasaba entre risas y más risas. Todos nos llevábamos muy bien. Todos teníamos trabajo y a todos la vida nos sonreía.

Hasta que dejó de hacerlo. Y ahí es cuándo se ve realmente la cara de las amistades. Primero se quedó Pedro sin trabajo.  Trabajaba de decorador en una tienda. Lo animamos mucho y por supuesto cuando salíamos el no pagaba, estaba invitado por todos nosotros. Y poco después quedó sin trabajo Adrian,  trabajaba en una multinacional. Todos nos volcamos en él y los animábamos a seguir buscando trabajo, a seguir mandando currículos por todas partes. Por supuesto...siempre estaba invitado por todos nosotros. Pero así fueron cayendo varios de la pandilla, Mónica, Javier, María...y yo. Pronto, se dejó de pagar a los "parados" porque ya éramos demasiados y no podía ser. Nuestras vidas comenzaron a cambiar y los "parados" nos reuníamos un día a la semana en casa de alguno para ver que podíamos hacer. Muy pronto, comenzamos a ser los apestados del grupo, a los que nadie quería acercarse porque no teníamos un duro ni para cafés. Los amigos nos empezaban a cerrar las puertas...y los familiares también....las excusas eran múltiples...desde que ellos también tenían hipotecas....hijos....libros...gastos....viajes...etc...

Poco a poco nos fuimos quedando solos en el grupo....muy solos. Ya nadie nos llamaba ni nadie nos invitaba a cafés...nadie se molestaba en saber cómo nos iba o si necesitábamos algo. El grupo de los parados, como nosotros le llamábamos, entró en una crisis brutal. Comenzamos a caer en depresiones y ni nosotros mismos nos aguantábamos. Pasaban los meses y no encontrábamos nada de trabajo, y las facturas comenzaban a apilarse en la mesa...la desesperación comenzaba a hacer mella en nosotros. Nos disgregamos. 

En esa época, yo medité mucho sobre mi vida pasada y la que me estaba tocando vivir. Derroche mucho mientras tenía...viví como una reina mientras podía...y después pasé a la más absoluta miseria. Y...soledad. Todas esas amistades....familiares...íntimos amigos...habían desaparecido. Estaba completamente sola en el mundo. O...no. Tenía a mi perro. El fue quién permaneció a mi lado. Quién me escuchaba llorar, quién me veía lamentarme ante las facturas y veía mi desasosiego y desesperación. El, fue el único que permaneció a mi lado. El único que me consoló....el único que me recibía alegremente a pesar de no ponerle la comida, porque llegó un momento en que ni para eso teníamos...él....se me llena la boca de hablar de él....él es mi autentico amigo, mi mejor compañero. El nunca me falla.

Hoy vivimos los dos juntos, Encontré trabajo en un pueblo de fotógrafa. Nada que ver con lo mío...pero es un trabajo. Alquile una casita de pueblo, con un terrenito para que mi fiel compañero pueda correr.

Así es la vida...cuándo las cosas se ponen feas...solo ellos permanecen a nuestro lado"


El perro es el mejor amigo del hombre.

9 comentarios:

  1. Puede que suene bien feo esto que voy a decir, pero repito un consejo que me dio un buen amigo viejo, viejo por su edad, y dice: El unico amigo que jamas te dara la espalda y que debes cuidar tanto como a ti es el dinero. Te abrira todas las puertas, de dara de comer siempre y nunca te dejara en la calle. Si le cuidas cuidara de ti siempre.

    Tu experiencia, que es tambien mi experiencia y la de muchos que sirva de escuela!

    Te dejo un beso y se feliz!

    ResponderEliminar
  2. Mi querida niña!!!
    Me encanta volver a estar entre tus letras. He necesitado un tiempo largo de ausencia pero ahora estoy totalmente renovada y me encanta ver que sigues escribiendo.
    Sabes? Tu entrada de hoy me ha hecho pensar y también ver que hay personas que siempre están ahí aunque no te conozcan, y se preocupan por ti a, poco que ven que cambiad tu cotidianidad.
    Sabes a que me refiero, verdad??
    Las personas solemos ser un poco egoístas y no nos damos cuenta o no valoramos las cosas que realmente valen la pena. Afortunadamente no todos son así, doy fe de ello.
    Yo me he sentido muy arropada en este tiempo de ausencia, obviamente salvando las distancias, pero a veces un mínimo gesto te hace sonreír y saber que siguen habiendo personas que vale la pena. En cuanto a los animales, eso ni duda cabe. Su fidelidad es incuestionable.
    Me alegro tanto de leerte...
    Besazos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  3. Que triste realidad.
    Un abrazo Midala :)

    ResponderEliminar
  4. Los perros son nuestros amigos incondicionales, por unas palmadas de cariño y un plato de comida nos dan su afecto hasta el fin de sus vidas.Los he visto cuidar a su dueño aunque en momento de borrachera les echara unas patadas.Vivir con austeridad en la buena si es que la conocemos, nos hace llevar con más serenidad la buena época.Me alegra que hayas encontrado un trabajo y una casa sencilla, ¡¡estás acompañada por tu mejor amigo!! Cuando busques nuevos, búscalos humildes de corazón.
    Un beso Midala.

    ResponderEliminar
  5. Disculpa, quise decir, nos hace llevar con más serenidad la mala época.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que muchos humanos deberíamos de al menos tratar de imitar la fidelidad y entrega incondicional de los perros.
    Te ha pasado a ti, amiga y nos pasa a muchos en los tiempos que corren, pero siempre existe esa humanidad que ama.

    He dado contigo, copié tu enlace desde otro blog amigo para poder entrar desde mi nuevo blog.

    Cuídate mucho Midala y adelante en la vida todo es aprendizaje.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. me gusto mucho lo que tu escriviste es real y nos a pasado a muchas personas me gustaria compartir unas palabras contigo skype colombianito889

    ResponderEliminar
  8. Cuando sueño que soy un perro ( y lo hago muy amenudo) añ despertar siento que me he regalado a mi mismo y me encuentro feliz ;¡pero que raro ,¡Nunca me dio por ladrar.
    ¡Eres genial!
    Besos.
    André.

    ResponderEliminar
  9. Me encanto tu relato, Mis padres nos enseñaron a amar a los animales, sobre todo a los perros. Somos cuatro hermanos y entre todos tenemos 33 perros. Me pone feliz el saber que tu situacion economica haya mejorado. Cariños.

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!