Seguidores

miércoles, 2 de junio de 2021

SUEÑOS

 El día estaba lluvioso y triste. El tranvía lleno de gente, los privilegiados tenían un sitio para sentarse, y los que no, estábamos agarrados a las barras de pie. Olía a sudor rancio y a toses a pesar de los sombreros y los pantalones con la raya impecablemente planchada. Mi mente comenzó a divagar y a pensar en las vidas de las personas que tenía delante. Cada cual estaba absorto en sus pensamientos y no se percataban de que mi mirada se clavaba en ellos intentando escudriñar su vida, sus vivencias, sus emociones. Por ejemplo, la señora del sombrero grande y guantes  negros, parecía ser una mujer adelantada en el tiempo. Llevaba sus guantes en la mano. El bolso y el sombrero parecían ser caros y estaba la mujer de compañía a su lado. El tranvía se paró y agradecí que abrieran las puertas y entrara aire fresco. Era irrespirable, o quizás yo soy muy escrupuloso,.. La señora que estaba pegada a mí comenzó a toser y me separé fulminándola con la mirada. De pronto el tranvía se lleno de olor a flores frescas y jabón. Y entraste tú. Miraste hacia todas partes y te pusiste a mi lado. Nos clavamos la mirada y yo te salude con un movimiento de mi sombrero y tú agachando la cabeza. Miramos hacia la calle. Llovía torrencialmente y el cielo estaba oscuro. Pero yo veía luz y claridad. Todas las mañanas entraba con la esperanza de verte, de que me alegraras el día. Llevábamos semanas coinciendo y eras aire en mi monótona vida, eras campanas en mi mente y mariposas en mi estomago. Eras la razón por la que todos los días cogía ese mismo tranvía, aunque después tuviera que andar un kilometro para llegar a mi oficina. Me pasaba de mi parada y bajaba en la misma que tú y cuándo desaparecías de mi vista, comenzaba a correr hasta llegar a mi trabajo. Tus manos iban enfundadas en unos guantes con encaje, delicados como tú. Y tú pelo recogido en un moño. Me miraste con ternura, como si nos conociéramos de toda la vida y supiéramos que tendríamos que controlar esos pensamientos... esos sentimientos...algo a lo que yo no estaba dispuesto a sacrificar. Me gustaba esa sensación y no hacía mal a nadie. Ya estábamos llegando a tú parada y nos íbamos adentrando entre la multitud de gente. Yo me puse hacia un lado para dejarte pasar a ti primero. Me sonreíste y tú mano rozó la mía. Nos miramos y tú no apartaste la mano. Abrieron las puertas y el tranvía se paró dando un salto hacia atrás. Mi vida se paró en ese momento. Miré a mí alrededor. ¡¡¡Otra vez con mis ensoñaciones en el tranvía!!! No había manera de que me bajara en mi parada, ¡siempre me ocurría lo mismo! Soñaba despierto para evadirme de mi realidad. Ahora me tocaba comenzar a correr. Pero al mirar hacia la acera, me pareció ver a la mujer de mis sueños. Me paré en seco y la miré. No se parecía....pero también podría ser la mujer de mis sueños...

 

"El que juega con muchas....con ninguna se queda"

 


4 comentarios:

  1. Me encanta la surrealidad de este cuento. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  2. que bello es poder soñar, aun estando despierto. un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti por pasarte Carlos!!!!!Me alegro que te guste!!

    ResponderEliminar
  4. Exacto...aunque sea..despierto!!!Gracias Maruja.

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!