Seguidores

miércoles, 20 de febrero de 2013

Atem y Cizany


El abuelo, es el único que me cuida.Ya solo quedamos los dos. Entre la hambruna y una enfermedad muy rara que se llama VIS o...VHS...o algo de V....,no sé, se lo oí decír a los médicos cuándo murió mamá.También dijeron que papá moriría de los mismo pués le habia transmitido la enfermedad a mamá. Mis dos hermanos se fueron de aquí. Dijeron que iban en busca de comida y nunca más volvieron.Tenían 4 y 6 años y dijeron que querían llegar a uno de los campamentos que habían instalado a muchos kilometros de aquí,pero que allí conseguirían comida. Vivimos en un poblado y el abuelo tiene una choza preciosa.Mi abuelo se llama Etem .El hace lo imposible para que sobrevivamos a esta hambruna y sequia, a este bandalismo...en esta tierra donde nos tocó vivír en la que parece que hasta eso mismo es dificil...

Casi nunca tenemos para comer. A veces...algunas veces...vienen los señores de la cruz roja y nos dejan algo, pero somos muchos en el poblado y no nos llega a nada. Y tenemos mucha sed ..Nunca encontramos para beber.Cuándo el abuelo se vé con ganas, coge el cubo y recorre muuuuuchos kilómetros para traerlo lleno de agua.A mi no me deja ír. Dice que es muy peligroso. Qué yo tengo que estar todo el día en la choza metida.

No puedo salír a jugar con los demás niños, ni a bañarme al río que está muy lejos. Estoy todo el día aquí metida por culpa de mi piel. El abuelo dice que si me dá el sol me pondría muy mala. Yo soy negra, como el abuelo, pero mi piel es blanca. El abuelo dice que si los demás negros me encuentran, me matarán, pués quieren partes de mi cuerpo para hacer amuletos. El abuelo me cuenta que ya murieron muchos niños que tenían el mismo color de piel que yo y muchos están mutilados. Por eso el abuelo me tiene siempre escondida. Dice que las personas malas, piensan que ingerír una pócima confeccionada con distintas partes del cuerpo de los niños o mayores,que tienen mi mismo color de piel, les dará suerte a la hora de encontrar oro o incluso de hacerse rico. Los brujos y la gente mala son las que propician esas ideas a la gente y por eso nos buscan y nos persiguen.

Hoy el abuelo está contento porque los señores de la cruz roja, nos trajeron comida. Dice que va a ir a buscar agua para que por una vez, podamos comer bien. El abuelo Atem, es muy bueno. Cuida muy bien de mí. Me da pena no poder ayudarle e ir a buscar yo el agua. El es muy mayor ya. Pero no quiere que salga para nada de la choza. El abuelo coge el cubo y se va sonriente en busca del agua. Yo me siento en el suelo y pienso en las cosas que me cuenta Atem y no entiendo porque...su piel es como la mía, solo cambia el color, nada más. No se porque yo no puedo salír nunca de aquí y porque me tienen que perseguír.

Oigo gritar al abuelo Atem.

- ¿Qué pasa? me pregunto sin poder salír de la choza...el abuelo grita mucho.

El abuelo entra en la choza desangrandose, con unos señores detrás gritando y chillando con cuchillos en la mano y pistolas. Yo me voy corriendo hacia el abuelo. Las lágrimas recorren mi rostro y mi mente intuye lo que va a ocurrir. El abuelo me da la mano y llora. Los hombres gritan y jalean a mi alrededor. Me empiezan a dar patadas y comienzo a sangrar. Uno me tira del pelo muy fuerte, me duele mucho y empiezo a llorar con mucha angustia y miedo. El abuelo está tirado en el suelo y me mira fijamente pero solo llora.Creo que se está muriendo. Alguien me dá una patada en la cara y me saltan varios dientes. Perdí todo el contacto con la realidad y fué lo último que ví, al abuelo Atem. Creo que después de los golpes yo perdí el conocimiento y fué lo mejor que me pudo pasar. Hicieron conmigo las perrerias más grandes que nadie podría imaginar. Se llevaron parte de mi cuerpo, como sus amuletos de la suerte. Mi vida...ya se había terminado. Tantos años escondida,viviendo sin vivir, para al final...morir de la peor forma posible Y todo por ser una negra albina..a los negros está visto que nos persiguen siempre por nuestro color, ya sea negro o ya sea blanco, ya sean los propios negros o los blancos..Lo nuestro es que nos persigan y nos maten por nuestro color de piel.. ¿será mi muerte la última? ¿servirá para entender que no soy un amuleto y que la suerte tienen que buscarla? ¿qué no la dá mi piel blanca ni mis piernas...ni mi cabeza...ni mis brazos? Rezo desde el cielo..por todos los niños del mundo...blancos...negros....y amarillos...rezo para que sus vidas sean mejores que las nuestras y que cesen estas atrocidades. Pero desde donde estoy...estoy triste...porque sigo viendo que pasan las mismas cosas...que sigue habiendo muchos Atem y Cizanys...que la vida sigue siendo muy cruel para muchos. Rezo por todos ustedes, no se preocupes, que por rezar no será.

En este relato no se me ocurre absolutamente nada que poner.(Es un relato de hace tiempo,pero...que decidí volver a subirlo por falta de tiempo para escribir y sinceramente porque me gusta)

11 comentarios:

  1. !Hola,midala!

    Lo recuerdo,y hoy me sigue gustando tanto o mas q cuando lo subiste.El racismo,mi querida amiga,destroza vidas y mundos.Espero q todo vaya bien,guapísima.Te sigo leyendo.Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  2. Un gran relato sobre la cruda vida en ese "otro" mundo...

    Saludos
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  3. Tan triste como tierno, Midala y -lamentablemente- muy real.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Desgraciadamente aún hay muchos Atem y Cizany en todos los sitios del Mundo; pero, fundamentalmente, en África...Es realmente Triste y Alarmante en este siglo XXI en el que estamos.
    Me ha encantado este Relato.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  5. Ufff,qué tema tocas tan terrible...
    Ser albino entre pieles nocturnas es un castigo horroroso debido a las absurdas y crueles creencias provocadas por la ignorancia.
    Lo has relatado de manera escalofriante.No me extraña que no se te ocurra qué añadir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. descripción muy real, no solo del aspecto racial, sino también de las
    miserias vitales de alimentación y ausencia de recursos médicos, de los pueblos subsaharianos. es un relato conmovedor de sentimientos sensibles al dolor ajeno,cuando éste es crónico y tiene soluciones que los países ricos no quieren afrontar.

    ResponderEliminar
  7. Es un relato que desvela muy bien las miserias físicas y morales de unos pueblos abandonados por los países ricos del mundo.

    ResponderEliminar
  8. me gusto tu relato, aunque no soy mucho de leer relatos que me cambien el estado de animo de alegre a melancolico, debo rescatar que me parecio algo realista que sucede en algunos paises del mundo. Saludos Midala. AC

    ResponderEliminar
  9. Mídala, yo no lo había leído y tristeza y dolor es lo único que puedo escribir. Impotencia y rabia también de que este mundo sea tan cruel y los ancianos o los niños sean siempre los que paguen de manera tan brutal.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Extraordinario relato. Y escalofriante. Un 10. La tragedia africana, fruto del esclavismo,la colonización, la descolonización, la avaricia de las multinacionales...La tragedia africana parece que nunca va a tener fin. Mi sueño sería irme allí a ayudar, pero por culpa de mi maldita enfermedad genética no puedo salir de la "civilizada" europa.

    Acabo de crear un blog de relatos cortos, por si te interesa:

    http://misrelatosyesteblog.blogspot.com.es/

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Es una verdadera pena que en pleno siglo XXI sigan las cosas como en las épocas Romanas o de la colonia en América, pero, ya pusimos los pies en la luna y una estación espacial, y "hemos" gastado también una enorme fortuna en armamento bélico para auto-destruirnos en lugar de erradicar la miseria del mundo.

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!