Seguidores

miércoles, 12 de marzo de 2014

ACOSO LABORAL

 La primera bofetada me la llevé cuándo me dijeron que tenía que esperar a por el uniforme, ya que tenían que hacérmelo a medida. Fue mi primer golpe, ya que me estaban diciendo que la talla que yo uso no era la normal. Uso una talla 44. No me parece que sea necesario usar una talla 38 para ser una buena secretaria.

Yo seguí ejerciendo mi labor sin prestarle mucha atención al tema del uniforme, pero me era imposible. A todas horas tenía a mis compañeros delante de mi mesa preguntándome por mi uniforme. E incomprensiblemente, tenía a mi jefe por lo menos un día a la semana paseándose por delante de mí diciéndome que ya me traerían el uniforme, que era cuestión de tallas. Todo esto me parecía algo de locos y no acababa de comprender que le pasaba a esta gente, pero yo seguía a mis cosas, como si nada me afectara. Quería cumplir con mi trabajo y hacerlo bien, pero me estaba costando mucho.

El acoso comenzó a hacerse más patente cuando comencé a intuir que me vigilaban. Todos teníamos unas cámaras detrás de nuestra mesa de trabajo, no es algo legal, pero es así. Y había veces en las que de pronto aparecía mi jefe como un energúmeno chillando, diciéndome que porque iba al baño otra vez si ya había ido a las 11 de la mañana y solo habían pasado dos horas. Ahí fue cuando me di cuenta de que mis compañeros estaban diciéndole a mi jefe cada movimiento, cada desplazamiento que hacía al baño. Yo me tenía que desplazar a la impresora, a la fotocopiadora, y esos movimientos eran los que provocaban ataques de ira en mi jefe. Yo trataba de explicarle que era parte de mi trabajo el ir a la fotocopiadora pero él gritaba cada vez más y me era imposible hablar. Mi desesperación era inmensa, necesitaba el trabajo pero me lo estaban poniendo muy difícil y lo peor es que no sabía el por qué.

Ir al trabajo se convirtió en una tortura. Sin ningún motivo aparente era el blanco de las iras de mi jefe y la mofa de mis compañeros. Se convirtieron en mis peores enemigos. Mi única intención siempre había sido la de trabajar y hacerlo lo mejor posible. Pero entre todos estaban logrando que mi vida se convirtiera en un infierno.

Decidí no denunciarlo a los sindicatos, esperando que en algún momento este acoso se terminara. Pero nunca se terminó. Ellos terminaron conmigo. Consiguieron que me echaran de la empresa. Sin comerlo ni beberlo, un día fui a trabajar y me dijeron que al día siguiente no fuera, que prescindían de mis servicios. Mi jefe me dijo que el día anterior me había ausentado de mi puesto de trabajo 8 veces. Miré hacia mis compañeros y sonrieron. Recogí mis cosas y salí. Me consideraba una persona muy fuerte mentalmente pero me habían aniquilado entre todos, habían hecho una piña para conseguir su objetivo y ahora gracias a ellos era una mujer agotada mentalmente.

Hoy me arrepiento de no haberlos denunciado. La gente me dice que muchas veces el acoso laboral es sin motivo alguno. Yo con el tiempo me enteré de que mis compañeros querían que yo me fuera y en mi lugar viniera otra señorita. Y lo lograron. Cada movimiento que yo hacía era controlado por ellos en la cámara y se lo iban a decir al jefe. Las cámaras estaban en una habitación controladas por otros compañeros que aparte de controlarnos...hacían otras cosas, pero parece ser que lo más importante era dar información al jefe de la gente que a ellos les convenía. Lograron su propósito. Hoy estoy en el paro gracias a esa gente.

Cuando las arañas unen sus telas pueden matar a un león (Proverbio etíope) 



7 comentarios:

  1. Una jauría de envidiosos y malintencionados hace más daño que el peor de los desastres.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Midala, eso es porque usaba la talla 44 en vez de la 36. Mis primas son todas de la 36, esas que tanto te gustan.

    ResponderEliminar
  3. Que lástima que permitieras que te bajaran la autoestima de esa manera y no siguieras peleando por tus derechos. Tendrías que haber denunciado y hacerle ver a todos esos ignorantes que no te iban a tirar sin antes pelear. Cariños y a salir adelante con mas fuerza que nunca.

    ResponderEliminar
  4. Un buen relato. Feliz fin de semana..

    ResponderEliminar
  5. Siempre hay motivos para alejar a un empleado; por su talla, por edad, acomodo político y tantos otros. La cuestión es evitar que te arruinen la vida. Borrón y cuenta nueva, adelante con una sonrisa. Mucha gente pasa por esto.
    Excelente relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Excelente proverbio. Me gustó el texto también, me quedo a ver si aprendo mas de las arañas.

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!