Seguidores

viernes, 27 de julio de 2012

Diario del fin del mundo

"Os dí la libertad. Teníais libertad para hacer el bien o el mal, podíais haber escogido cualquier camino...¿y qué es lo que veo? veo miseria...veo desgracias...veo guerras...pobrezas...abandonos...veo egoismo y lujiria... sobervia....utilizasteis mal vuestra libertad. Nunca os puse trabas, yo estoy aqui, vigilando en silencio...yo no me meto en lo que haceis ni decidis...sencillamente os miro y contemplo pero mi paciencia se termina. Yo cree un mundo donde el hombre y la mujer eran libres para vivir y obrar. Confie en vosotros durante siglos...pense que como principiantes que erais os estabais equivocando y debia de seguir teniendo fe en vosotros, pero seguiais tropezando siempre en la misma piedra. Vuestra soberbia y vuestras ganas de ser siempre los mejores....no os dejaron nunca ver lo importante de la vida que os habia regalado. Lo importante es el amor y la libertad. Amor hacia vuestros semejantes, todos sois igual, todos teneis vuestra vida para vivirla hasta que os llegue la hora de marcharos al otro mundo. Pero os creeis unos por encima de los otros, lo venis haciendo desde tiempos inmemoriables, si no es por el color de la piel es porque os creeis superiores a otras personas de vuestra misma condición. Abusais del más debil y veis con indiferencia la pobreza de vuestro alrededor.

Me rechazais, cuándo yo os dí la vida, cuándo yo cree este mundo para vosotros, renegais de mi y de mis oraciones, os volvisteis ateos sin escrupulos a la hora de  rechazarme. Vivis entre asesinatos y guerras, entre llantos y miedo y permaneceis de brazos cruzados ante la miseria de vuestros semejantes, ante las muertes sin escrupulos que día a día asolan vuestras vidas y habeis conseguido que forme parte de vuestra existencia, sin que os inmuteis, sin que pongais un remedio a tanta miseria y tanta injusticia."

-  Señor - comenzó a hablar el arcangel Miguel para intentar calmar su ira- creo que debería de darles otra oportunidad.

- No, se terminó-contestó airado el Señor.

 Y de pronto, en la tierra se hizo la oscuridad. Un meteorito de grandes dimensiones se acercaba y parecía que iba a ser el final. Se había intentado por todos los medios que no impactara contra la tierra, pero los resultados habían sido nulos, y ahora, había llegado el momento de la destrucción total del planeta tierra.

El impacto fué tremendo y asoló todo el planeta, destruyó estados y paises enteros. Al fuerte impacto le siguieron los incendios y  una tremenda ola que fué arrasando todo lo que encontraba a su paso. El planeta tierra ya no existia y con él sus habitantes. Ya no había montañas ni rios, ni magestuosos monumentos ni infinitos rascacielos. La tierra estaba asolada y a oscuras, todo era negrura y desolación.

Contempló entristecido como terminó la raza humana. El se había esmerado en darles la vida...y ahora ya no quedaba nada de ellos. Su misión había terminado. Veló por ellos mientras pudo y los protegió, pero había dejado que las cosas siguieran su curso sin hacer nada. Pudo evitar el choque del meteorito...pero...¿para qué? ¿para seguír con guerras, miserias, hambres...violencia?.

La vida se terminó para todos, no había vuelta atrás. Quizás dentro de unos siglos, volvería a darle a la tierra una nueva oportunidad-


La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.
Albert Einstein (1879-1955) Científico alemán nacionalizado estadounidense.

13 comentarios:

  1. Algo cientificamente no descabellado y que puede ocurrir...¿Quienes son los culpables?...el tiempo dirá. Pero no hace falta que caiga un meteorito para la destrucción del planeta...ya lo está desde hace tiempo con todo lo que los hombres han construido...un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  2. No se puede ser hipócrita, si das libertad para actuar hay que asumir las consecuencias, ahora bien, si el que da esa libertar tiene el poder supremo, este personaje es un poco lelo, ¿que piensa que el hombre es bueno por naturaleza?, y si es Dios, habría que decirle algunas cosas bastante gordas, que no digo por el temor del infierno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. UYYYYYYY QUE REAL, ESTAMOS TAL CUAL DICES. No si es final pero lo parece. un abrazo

    ResponderEliminar
  4. !!Hola,Midala!!

    Un precioso relato,me ha encantado!!
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  5. El camino de mal siempre es mas facil y amplio...

    El relato es genial y te deja pensativa... Creo que le vamos a ahorrar el trabajo a Dios y acabaremos con el planeta nosotros solitos...

    Un fuerte abrazo Midala :)

    ResponderEliminar
  6. Ya lo ha hecho antes con aquello del diluvio, y no le faltarían razones para hacerlo de nuevo. Igual a la tercera va la vencida. :)

    Aunque aún hay gente en el mundo que merece la pena,(la mayoría) queda mucho amor, mucho cariño, muchos actos generosos.. esos no suelen salir en las noticias. Y por esa gente Dios nos permitiría seguir viviendo a todos. Mejor dejar sin castigo a un culpable que acabar castigando a un inocente.. o eso espero. Si no lo tenemos mal.. :P

    Muy buena la frase final, y muy cierta.

    "La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa."

    Nuestro mayor castigo sería dejar que nos eliminemos a nosotros mismos.

    Buen relato Midala. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Que cerca estamos que se haga realidad tu relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡Dramática estás! El fin del mundo. Yo me lo imaginaba de otra manera pero como creo que (y espero) falta todavía un poquito nosotros, los que ahora estamos aquí nos libraremos. Como dice Fibo, yo me lo imaginaba destruido poco a poco por las barbaridades del hombre. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Una gran verdad por fin escrita...

    Que bonito sería que mucha más gente se diese cuenta e intentara cambiar las cosas.

    ¡Muy bueno Midala! - Demasiado bueno para colgarlo solo en el Blog... !!!

    Besoooss!!!

    ResponderEliminar
  10. Un relato que me ha llevado a pensar en aquella frase que se le atribuye -creo que- a Woody Allen. "Si existe Dios, espero que tenga una buena excusa"

    Buen relato, Midala.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  11. Y Dios se fue al paro, no? Jajajajaja.

    El Señor nunca se aparta de nosotros, su amor es infinito y nos ha dado el libre albedrío que no sabemos usar y así nos va, pero no castiga ni manda piedras para que se acabe el mundo.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  12. El fin del mundo... El mundo termina cada día para miles de personas, cuando mueren, cuando viven en condiciones infrahumanas, quizá el meteorito seria compasivo en comparación con el daño que se hacen los. Humanos entre si. Sin embargo también ahí gente maravillosa que hace que merezca la pena cada día, y no es qu e los malos sean mas, es que hacen mas ruido. Besos midala.

    ResponderEliminar
  13. tienes toda la razón, nos creemos muy importantes y somos una nimiedad en este cambiante mundo.

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!