Seguidores

domingo, 7 de agosto de 2011

¿ Me escuchas?


Alberto daba vueltas por la cocina. Fátima, no paraba de repetirle lo mismo. Estaba ya cansado de oírla. Era siempre la misma historia y los mismos reproches. El quería que lo dejara en paz y qué pudiera vivir tranquilo, pero ella se aferraba siempre a lo mismo y comenzaba siempre el acribille de palabras mal sonantes y groseras.

El la escuchaba con paciencia, hasta que llegaba un momento en el que empezaba a perder los nervios y a agitarse. Se hartaba de oírla siempre quejándose y dándole órdenes. Siempre eran reproches. Esta vez iban dirigidos hacia su madre. Su ira y su odio hoy tenían un punto de mira determinado.

- Te lo llevo toda la vida diciendo. Ella es la que se interpone en nuestro camino.

-Fátima, nadie se interpone en nuestro camino. Mi madre no pinta nada en esta historia.- Le decía Alberto pacientemente.

- Te lo dije, ella es un estorbo. Hazlo ya Alberto, esto es insostenible.-

Alberto daba vueltas por la cocina, salía al pasillo y volvía a entrar. Se ponía nervioso y se empezaba a alterar.

- Déjalo ya Fátima. No voy a hacer nada. Déjame tranquilo.-

- Debes de hacerlo por nuestro bien. Somos nosotros o ella. Hazlo y hazlo ya.-

Alberto desquiciado gritaba cada vez más alto.

- Déjame ya. Lárgate, no me presiones. -

- Alberto, escúchame, debes de escucharme, es un incordio esa mujer, debes de hacerlo y ya. Somos nosotros o ella...debes de luchar por nuestro amor. Hazlo ya.

Carmen, oyó los gritos desde el salón. Se levanto y cogió sus muletas. Fue despacio hasta la cocina y vio a Alberto dando vueltas y girando sobre sí mismo. Estaba agitado y nervioso.

- Alberto que te ocurre. ¿Con quién hablas? - preguntó su madre, viendo que Alberto, estaba hablando solo y estaba alterado.

- Vete de aquí mamá. Es Fátima. Vuelve otra vez a las andadas. Esta mujer nunca me dejará vivir tranquilo. Siempre pretende que haga lo que ella quiera. Quiere que te haga daño mamá. -

Carmen sintió un miedo que la paralizó. Alberto estaba teniendo uno de sus brotes. Lo oyó tirar los platos de la cocina gritando a su supuesta mujer, le oyó implorar que lo dejara y que se fuera.

 Carmen, salió de la cocina y fue hacia el teléfono. Llamaría a su psiquiatra. Alberto estaba teniendo otro brote, seguro que había escondido las pastillas que ella puntualmente le daba. Solo le dio tiempo a descolgar el teléfono.



Piensa mal y acertarás

22 comentarios:

  1. ¡Terrible! Mantienes al lector sumido en la ira, la incomodidad, y el horror. Estupenda idea, diré mejor: ¡Genial!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pero si tu eres un sol hombre!!!!Tú nunca ves nada mal!!!Gracias Julio,sigues siendo un encantoooooo!!!!Besitosssssss

    ResponderEliminar
  3. Cuando se lucha contra fantasmas, estos siempte tienen un aventaja respecto de nosotros, ellos pueden dañarnos, nosotros no.

    Pobre Alberto, victimario y víctima.

    Un beso real.

    Soy Carlos de Apenas penas)

    ResponderEliminar
  4. Primero sentí lástima de él, luego he pensado que a Fátima la había matado ya hacía tiempo y vivía con la madre así en plan Norman, el de Psicosis.

    Me ha encantado, vaya desenlace.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Gracias Don Julio, es todo un honor que me digan que tengo una idea magnifica jajajjajajajja. Mil gracias por pasarte y por tus comentarios.Mil besos

    ResponderEliminar
  6. Qué razon Carlos...fantasmas...que luchar contra ellos a veces es muy dificil.Mil besossss y mil gracias!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Maríaaaa me encantaaaa que te encante y que estés ahí intrigada, ya ves...a veces sentimos pena...después miedo y después vuelta a sentír pena!!Milllllll besitossss y mil gracias

    ResponderEliminar
  8. No imaginé un final tan escalofriante. La psicosis haciendo de las suyas. Un genial relato. Brillante. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  9. Me escanto este relato, y perdome hizo mejor, sentia que estorbaba- un abrazo

    ResponderEliminar
  10. S.A.D.E....muuuchas gracias por pasarte por aquí.Me alegro de que te gustara y pasaras unos segundos entretenid@!!!!Millll besos y mil graciass

    ResponderEliminar
  11. Gracias chus por pasarte por aquí!!!Un relato de psicosis, ahi me conociste jajajjajajja pero prometo que los hago mas tiernos y dulces!!!!!:):) Besitossss y milll graciasss

    ResponderEliminar
  12. Gracias David!!!!!Ya pasé por tu blog y prometí leerte en cuanto tengo un ratito.Milll gracias por pasarte por aqui.mil besos

    ResponderEliminar
  13. Lapislazuli muuuuchas gracias,me alegra que te gustara.Milllll besossss y mil gracias

    ResponderEliminar
  14. Ostrasss!! Y yo que pensé que la nuera tenía mania a la suegra, jajajaja.

    Què pasarà por la cabeza en un momento dado, para actuar así...

    Genial!

    Besitos!

    ResponderEliminar
  15. jajajajajjajajajajajajjajajajjaja bueniiiiisimoooo!!!Le tenía mania persecutoria a su suegra nena!!!!!!Me dió tal ataque de risa leyendote que aún me dura!!!Graciñas Ion,solete!!!

    ResponderEliminar
  16. Me había imaginado otro final, pero igualmente dramático.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Rubén, cualquier final veo que sería dramático!!!No ponemos uno de colores ni aunque nos lo pidan!!!:):) Besitosss y mil gracias!!!

    ResponderEliminar
  18. Midala: me ha gustado tu relato Gracias por pasarte por mi blog y comentar.

    un saludo

    ResponderEliminar
  19. Jajajajaja, no me digasss!!! Apañás tamossss!!! jajajaja, eso está hecho te pongo los pinrelessss, jajajajaja.

    Besotessss!!!

    ResponderEliminar
  20. Midala, ¡Estremecedor relato! Nos "engañas" con suposiciones que vamos desatando a medida que avanzamos en la lectura y de repente, todo se da vuelta, como por arte de magia, -la magia de tu pluma- para enfrentarnos a los hechos reales. Excelente manejo, amiga, ¡Me encantó! Un beso enorme (y muchas gracias por tus palabras en mi blog...)

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!