Seguidores

lunes, 16 de abril de 2012

Voy a por tí (III parte)


Nina no volvió a pensar en él. Sencillamente lo había matado para proseguir con su trabajo. Nada ni nadie podía estropear una cosa bien realizada. Y ella pedía pulcritud en el trabajo, esmero, discreción y sobre todo, prudencia. El se había saltado uno de los pasos. Nina miraba por la ventana pensando en cómo arreglar lo que él había estropeado. Tendrían que ir a por el mismo niño. Los "padres" ya tenían una foto de él y estaban conformes, pagaban bien, y estaban a miles de kilómetros de sus padres biológicos. Por supuesto, una vez que entregaban a los niños, ella se quedaba con un dosier, con todos los datos de la familia adoptante. Datos, que hasta la propia familia ignoraba. Y esos datos, eran su salvoconducto para que nadie se fuera de la lengua.

Nina, mandó de nuevo a un hombre a controlar al niño. En cuánto viera la ocasión, tendría que hacerse con él. Pero esa mujer de mirada fría, tenía sus días contados. En la vida, el que juega a la ruleta rusa, unas veces pierde y otras gana, y Nina estaba muy cerca de perder.

Alex, llevaba tres años trabajando para Nina, y ella confiaba en él, pero con cautela. Todos sus hombres tenían que pasar por un período de adaptación en el que ella era la única que decidía cuándo y cómo empezaba a utilizarlos. Alex, era fiel a su jefa. Algunos decían que eran amantes pero en realidad, amantes lo fueron todos, por lo que Alex no se consideraba más privilegiado que otros. Nina, tenía por costumbre acostarse con todos sus hombres. Decía que en la cama era donde se conoce bien a los hombres. Y los cataba a todos como si fueran un buen vino. Alex, llevaba tres largos años infiltrado en esa organización, y esperaba poder desmantelarla. Pertenecía al cuerpo de la policía secreta y estaba ahí en una misión. Se había aprendido una vida falsa y vivía con una personalidad que no era la de él, pero estaban convencidos de que Nina, era la máxima responsable de los secuestros de niños, tanto aquí como en el extranjero. Alex tenía que hacerse con su ordenador y su dosier. Pero llegar hasta ella era casi imposible. Era una mujer a la que no se le escapaba ni un solo detalle y no confiaba en nadie plenamente. Pero él cada día estaba más convencido de que ella era la cabecilla del grupo, la cabeza pensante, la que organizaba todo. Llevaban muchos años detrás de ella hasta que Alex recibió órdenes superiores de ingresas en la organización, no había otra forma de llegar hasta ella. Todos los intentos por desarmar la organización, fueron fallidos. Solo tenía que tener paciencia y la cogería en algún renuncio.

Los meses iban pasando y Alex seguía sin poder recuperar su vida, esperando el momento de cogerla. Esa noche, ella lo mandó acudir a su despacho y le dijo que pasara la noche con ella. Era algo que hacía asiduamente con todos, pero él se ponía alerta cada vez que la oía decir eso. Tenía una oportunidad. Y no podía desperdiciarla. No era la primera noche ni sería la última que pasaba con ella, pero era una mujer demasiado cuidadosa. Cuándo él creía que dormía, ella estaba  pendiente de cada movimiento que su acompañante hacía. Mujer cauta y desconfiada, fría y malévola ejercía sobre sus hombres un extraño poder. Era el miedo en estado puro.

Esa noche, Nina, confiada, bajó su guardia y tomó unos tranquilizantes para dormir. Llevaba días sin hacerlo. Alex, no podía creer en esa oportunidad que le estaba brindando la casualidad. Esperó hasta que las pastillas hicieran su efecto, y se levantó. Nina no se movió. Ni pestañeo. Se sentó en el suelo, a su lado, velando su sueño. Pero ella no se movía. Su respiración era acompasada. Después de hora y media, Alex, se dirigió a su ordenador. Alex, como experto en informática sabía que nada podía fallarle. Si algo estaba oculto, encriptado...no habría problemas, con eso ya contaba. Lo que no contaba, es que Nina, no estaba dormida. Mujer cauta y precavida, había tirado la pastilla y con mucha paciencia esperó tranquilamente para saber que hacía Alex. Era su último día, si pasaba esta prueba, sería su hombre de confianza.

Nina, se levantó y cautelosamente fue hacia donde estaba él.

- Que haces Alex.

Pillado con las manos en la masa, Alex volvió la vista hacia Nina y la vio con una pistola en la mano.

-Acércate, no desconfíes, estoy mirando cosas en internet.

Nina, apuntándole con la pistola se fue acercando a él lentamente y cuándo Alex, estaba seguro de que le iba a disparar, se abalanzó encima de ella y comenzó la lucha. Era una mujer dura y sabía lo que hacía, al igual que Alex. La lucha fue encarnizada y los dos estaban malheridos. No le había dado tiempo a ver nada en el ordenador. Tan solo carpetas ocultas, que quizás era donde Nina guardaba toda su información. Y llegó a ver una foto de un niño, que hacía poco había desaparecido, Raúl Contreras de 7 años. Con eso le era suficiente para saber que ella era culpable y que tenía que tirar del hilo, pero la mala suerte se puso en su contra. En un momento dado, el le dio un puñetazo y ella le agarró por la camisa, se acercaron peligrosamente a la ventana y Alex, volvió a arremeter contra ella. Nina se tambaleó y y su cuerpo se doblaba como el de una marioneta, acercándose más y más a la ventana, pero tenía a Alex agarrado por un brazo. Si ella se caía, se lo llevaría a él también. 

Se oyeron unos gritos en la calle y los jóvenes que iban de retirada para su casa, vieron como dos cuerpos caían por una de las ventanas del noveno piso de la calle Coronel Aguilera.

Si no quieres que el mal exista, no obres mal. (León Tolstoi)

16 comentarios:

  1. GRACIAS. Esa tercera parte es la mejor y la más completa en descripciones. Una maravilla.

    Cuando te cabreas es cuando mejores relatos escribes, Doña.

    Más felicitaciones pero esta vez mereces dos millones de besos.

    ResponderEliminar
  2. Amos, amossss, que Alex no puede terminar asíiiii, ni ella tampoco, que pague, que pague por todo el daño que hizo.

    Besotesss!!!!

    ResponderEliminar
  3. Un relato trepidante...¡Jo! con esta Nina.
    Un saludo, Midala.

    ResponderEliminar
  4. He leído las tres entregas de este cuento, que revela a una mujer dura, desalmada, cuyo destino final sería trágico. Atrapan como siempre sus relatos. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué emoción e intriga! ¡No puedes parar de leer! El suspense no puede ser mayor. Cada día me sorprendo con un nuevo capítulo, cuando creía que era el último. ¡Cómo sabes describir la perversión de Nina! Es que las mujeres cuando nos ponemos a ser malas, somos malísimas! (mi próximo relato también va de una mala malísisma) ¡Muy bien, Midala! Espero el próximo capítulo. Besos

    ResponderEliminar
  6. Un lógico final para una persona sin escrúpulos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Un final muy propio a la vida que quiso (o pudo) tener; caer desde lo alto envuelta en una absurda pelea... me encantó la tercera parte de esta historia; y me retiro pensando si no habrá secuela.

    Abrazos australes!

    ResponderEliminar
  8. Hola Midala, no sé por qué no se actualizaron tus entradas en mi blog, ahora leí las tres partes de tu relato, y parece que este es el final, al menos de la vida de esta mujer macabra, lo triste es que en alguna parte del mundo hay gente así, es bueno ponerlo sobre el tapete para que nadie lo olvide, un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Esto no puede terminar así... espero el próximo capítulo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Un final digno de la mejor película de accion y gangster.
    Quien a hierro mata a hierro muere. Desgraciadamente hay muchas otras NInas por el mundo.
    Un relato, al completo, muy entretenido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Fin?
    Jejeje. Muy bueno Midala, trepidante. Besos

    ResponderEliminar
  12. Una tercera parte impactante. Mis felicitaciones
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me tuve que leer todo de un "tirón" para ponerme al día, pero créeme que valió la pena.
    Un relato muy bien elaborado , en que el suspenso juega un papel preponderante, muy, muy bueno...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  14. Hola Midala.Acabo de llegar a tu casita y me ha pasado como a Scarlett,lo he tenido que leer todo.
    Ufff pero mereció la pena. Me gusta mucho tu manera de escribir,sin utilizar palabras rebuscadas y con una trama muy buena.
    Me voy con un buen sabor de boca.
    Te sigo corazón aunque posteo cuando puedo intentaré comentarte.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  15. Nina fiel a si misma hasta la muerte.
    Se lo llevó por delante al pobre Alex.
    Los vi hasta caer.
    Besos.

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!