Seguidores

domingo, 15 de abril de 2012

Voy a por tí (II parte)


Y trajo consecuencias nefastas para él. Era la segunda vez que le pasaba lo mismo.  Había que hacerlo desaparecer. Para colmo él mismo dijo que se había fijado en él, la madre del crio. Sería como delatar a toda la organización.

Nina, era la que organizaba todo, era la encargada de que todo saliera bien y llevarse a los niños al extranjero. No podía tener ni el más mínimo fallo. Mujer meticulosa, fría y calculadora no consentía que algo saliera mal. Y a él era la segunda vez que se lo pasaba. Ni una más. Ella misma se encargaría de eliminarlo. Habían sido amantes en tiempos muy lejanos ya, tanto que casi ni lo recordaba. Pero él la había ayudado cuándo lo necesitaba, por eso le había dado una segunda oportunidad. La había sacado de la calle, le había dado cobijo y había confiado en ella. El había ejercido de padre y de amante, lo había sido todo para ella. Nina, vivía en París, y fue abandonada por sus padres. Vivió siempre en orfelinatos hasta su mayoría de edad, que se convirtió en una niña de la calle. Se prostituía para poder ganarse la vida. Comenzó desde abajo y pronto fue una de las prostitutas más conocidas de París, gracias a él. El la había metido en un mundo de lujo y comodidad, nada que ver con las calles...con su frío y su asquerosidad, donde los clientes no los escoges, vienen y no puedes decir no porque tienes que comer...

 Hacía su trabajo a conciencia, con mucha pulcritud y dejando siempre al hombre satisfecho. Nina era espectacular. Cuándo entró a formar parte de uno de los burdeles más caros de Paris, fue cuando realmente se vio a la Nina de verdad. Mujer de piernas largas y hermosura casi etérea contrastaba con su enorme frialdad y sus ojos sin vida. A Nina, solo le importaba terminar su trabajo, que el hombre quedara satisfecho y que su reputación fuera creciendo. Y así fue. Pronto era conocida como una de las mejores prostitutas. Su fama, traspasó límites y pronto se convirtió en la Madame del burdel más sofisticado de Paris. Pero ahora ya no tenía domicilio fijo, vivía a galope entre ciudades y hoteles importantes, vivía a golpe de cheque, esos cheques que recibía por secuestras a unos niños y entregarlos en donde le dijeran, sin importarle nada de lo que sucediera en toda esta historia. Y ahí comenzó a meterse en temas que no eran relacionados con su profesión. Conoció gente importante que le propuso cosas que ella, al carecer de corazón aceptó, sin importarle nada más. Creo una red de tráfico de niños enorme por todo el planeta. Ella era la cabecilla y la parte principal, la que organizaba y la que mandaba. Nadie sabía que ella era la parte más importante de este entramado. Solo él y hoy lo vería por última vez.

Cuándo lo tuvo enfrente de ella, él estaba tembloroso pero esperanzado, Nina no podía hacerle nada a él. El era su mentor, el que la había sacado de la calle y metido en los mejores burdeles.

- Me vio la cara Nina, la madre se fijó en mí por algún motivo desconocido. Yo hacía mi trabajo con discreción.

- Y yo ahora, voy a hacer el mío. Nada puede quedar al azahar. Todos los cabos tienen que estar atados y nada puede delatarnos. Ni lo más mínimo. Es tu segunda vez y no hay dos sin tres.

Dicho esto, sacó de su liguero una pistola y le disparó en la frente. Se dio la vuelta y llamó por teléfono.

- Necesito que venga Simón a limpiar la sala

Ahora podía estar tranquila. Su trabajo lo había cumplido a la perfección y estaban limpios de nuevo para comenzar otra vez.

El diablo es optimista si cree que puede hacer más malo al hombre.
Enviar frase
Karl Kraus (1874-1936) Poeta, autor satírico y crítico austriaco.

16 comentarios:



  1. Hola buenos días Midala; ha sido un placer encontrar la presencia de tus huelas en uno de mis espacios donde la ilusión a veces se vuelve realidad.

    Un abrazo siendo un momento muy agradable leer el texto que has dejado.

    Buen comienzo de semana!!

    María del Carmen


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Gatita, tenía un ratito y me puse a leer y de enlace en enlace vas llegando a blogs nuevos,la penita es la falta de tiempo como siempre para poder visitarlos a todos y conocer cada día sitios nuevos.Milllll besitosssss

      Eliminar
  2. Bien hecho con el membrillo ese pero falta que algún demente cliente de ella le apriete una cuerda de hilo de acero en el cuello hasta casi cortarle la cabeza a la Nina.

    Con ese final me quedo más satisfecho.

    Buen relato y muy bien redactado.

    Un millón de besos, Midalita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaaaaaleee, haremos una III parte y final!!!A su salud caballero!La cabeza de la Nina en bandeja jajajajajja.Besitossss

      Eliminar
  3. Qué final tan redondo, Midala. La descripción de la malvada y fría Nina es muy buena. No me esperaba esta segunda parte. Ha sido una agradable soropresa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni yo mi niña, pero alguién dijo que no podía ser que pusiera a el hombre tan mala que a veces las mujeres somos peores,entonces...hice la segunda parte.Y ahora...ya ves...el caballero de arriba pide una III a sus órdenes estoy!!MIllllllllllllllllllllll besitossssssssss

      Eliminar
  4. Es lo que ocurre en este mundo de delincuentes y gente sin escrúpulos, que la vida no vale nada. Al poco tiempo otro con menos escrúpulos aun hará le dará a Nina el mismo viaje. Y vuelta a empezar.
    Buena descripción de los personajes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Buena segunda Entrada. Un mundo sin escrúpulos ni valores y como dice el Refrán:"Quien mal anda, mal acaba".
    Un abrazo, Midala.

    ResponderEliminar
  6. Esa Nina es el mismo diablo, pero no hay crimen perfecto, en algo tiene que fallar, seguro. Esa maldad no puede quedar impune. Tienes que hacer algo Midala!!!!

    Besossss!!!!

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho el final, porque es bastante sorpresivo y también a tono con la historia. Me quedé pensando en cierto aroma a oraculo que domina el argumento, a destino infranqueable. Como si sus personajes jamás pudieran salir de los laberintos construídos.

    Me gustó mucho.
    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Por mucho que se esfuerc el diablo, hay momentos en que no puede lograr más para asumir su mérito, la maldad venía dentro y creció, crecioooooó...

    Pero nada hay oculto debajo de el sol y a esa Nina le llegará su momento.

    Espero 2da parte Midala.

    Mientras tanto te dejo un abrazote con todo mi cariño.

    Gracias por estar

    ResponderEliminar
  9. Me gustaron las dos entradas, que frialdad de Nina y como armaste un final increible
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡Mmmmm, que final! Me gustó y esperaré la próxima.¿ Se cumplirá lo "de no hay crimen perfecto"? Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Midala ^^
    xddd No suelo comentar, pero visito
    bastante tu blog.

    Te he dejado un premio que me han dejado a mí, consistente en agregar a 5 personas que tengan menos de 200 seguidores y que tengan un buen blog.

    Pásate si quieres.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
  12. Vaya con Nina...

    Como para llevarle la contraria.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Entre rufianes anda el juego...
    Seguimos.
    Bs.

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!