Seguidores

domingo, 29 de julio de 2012

Amistades peligrosas



Ella era todo corazón. Se había brindado desde el primer momento para todo lo que le hiciera falta y Eduardo le estaría eternamente agradecido. Era una mujer muy dispuesta y agradable y Eduardo, no estaba en situación de decir que no necesitaba ayuda. Claro que la necesitaba. Su mujer se había marchado de casa y lo había dejado con sus dos hijas de corta edad. Le había dejado una nota diciéndole que se iba, y que se quedara con sus hijas. Y Eduardo puso manos a la obra en intentar organizar su vida, en poner en orden de preferencia las cosas y el llorar por su ex, lo dejaba de último. Compró un adosado en las afueras, donde las niñas podrían tener tranquilidad y casi ningún peligro. Tenían una zona ajardinada y cuándo el trabajara en casa podía verlas en el jardín desde su ventana del despacho. Y un buen día llegó una vecina nueva a la urbanización. Compró el adosado pegado al de el. El se brindó para ayudarle en los primeros momentos. Se llamaba Susana y estaba divorciada al igual que el, y llegaba a la nueva urbanización. 

Los primeros meses los pasaron ayudándose mutuamente. Susana se quedaba muchas de las tardes con las niñas de Eduardo, pues como ella decía "yo no tengo hijos, y mi trabajo no me impide cuidar de las niñas cuándo a tú te haga falta". Y fue surgiendo una amistad muy fuerte. Susana entraba en casa de Eduardo como si fuera las suya propia y cuidaba de las niñas como si de sus niñas se tratara. Eduardo estaba encantado con ella, y aunque no estaba enamorado de ella, no podía negar que sería la mujer perfecta para él.

Pero un día tanta felicidad se torció. Eduardo comenzó a encontrarse mal y comenzaron las idas y venidas al hospital. No sabían lo que tenía y fueron unos meses muy difíciles. Susana se hacía cargo de las niñas y de la casa y de hecho pasó a vivir a casa de Eduardo porque así las cuidaba mejor. Cuándo Eduardo llegó de alta a su casa, vio que Susana era la que cuidaba de sus hijas y se sintió orgulloso de tener una amiga así. Ella dormía en el suelo de su habitación para poder cuidarlos, pues Eduardo estaba realmente muy mal, y lo peor es que no se sabía el diagnostico. Las idas y venidas del hospital a casa comenzaron a ser muy constantes y Eduardo cada día que pasaba estaba peor. Había adelgazado mucho y tenía unos fuertes dolores de barriga entre otros muchos síntomas. Pero por más que ingresaba y le hacían todo tipo de pruebas no encontraban que era lo que realmente estaba poniendo tan mal a Eduardo.

Mientras susana ejercía de madre para las niñas. El vecindario le decía a Eduardo que tenía mucha suerte de que hubiese aparecido en su vida Susana, pues en sus ausencias ella cuidaba a las niñas como si fueran sus hijas, y él se sentía agradecido y en deuda con ella por todo lo que estaba haciendo por su familia.

Dentro de lo mal que Eduardo estaba, le pidió en matrimonio a susana. Decidió que era una forma de agradecerle todo lo que por él estaba haciendo. Ella arreglo toda para que en un espacio de tiempo muy corto se pudiera casar por el juzgado. Querían algo sencillo porque él no estaba para mucho más. Milagrosamente él comenzó a mejorar y se pudieron casar sin agobios. Celebraron una boda por lo civil en la que asistieron sus niñas y esos días Eduardo parecía que estaba mejor. Aprovechando que comenzaba a sentirse bien, programaron un viaje y organizó todos los papeles de banco y juzgado. Fue al notario y cambió su testamento, pues estaba a nombre de su mujer anterior. Puse el chalet a nombre de Susana y las cuentas corrientes las puso conjuntamente.

Hicieron un viaje a Viena y lo pasaron muy bien. Susana estaba feliz con sus dos niñas y Eduardo pensaba que en algún momento se enamoraría de ella. Al llegar a casa, de nuevo comenzó a sentirse mal y empezaron los dolores y el ir y venir de casa al hospital.

Eduardo comenzó a desmejorarse mucho en poco tiempo y tenía unos dolores terribles. El médico le dijo a susana que se moría y no sabían a qué se debía pero que los órganos estaban empezando a fallarle.

Esa noche, Susana llegó a casa y lo primero que hizo fue ir a mirar el testamento. Lo leyó con calma y fue a la cocina, cogió unos yogures líquidos y metió una cucharilla en unos polvos que había debajo del fregadero donde ponía MATARRATAS, PELIGRO. Los echo en el yogur, lo ajito y lo volvió a meter en la nevera. Mañana se lo llevaría a su marido.

Todo hombre es como la Luna: con una cara oscura que a nadie enseña.
Enviar frase
Mark Twain (1835-1910) Escritor y periodista estadounidense.

14 comentarios:

  1. Que brujaaaaa!!!! Y los médicos que malos, serán los recortes.

    Hay cada interesad@ que asquito da. No todo el mundo va matando, pero la palabrería falsa y barata, también jode lo suyo.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Hay que desconfiar de tanta amabilidad
    Muy bueno
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Oye Midalita, no sé si ha hbaido mucho bestia suelto por ahí con hachas y pistolas pero está claro, como acostumbras a demostrar con tus relatos, que hay inmensa cantidad de lagartas "sesinas".

    ResponderEliminar
  4. Una historia oscura, Midala, de acuerdo con el género negro.

    Lo siento por Eduardo y por la niñas. Haber caído en las redes de esa viuda negra.

    Buen relato, sin duda.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. LAS APARIENCIAS ENGAÑAN. UN BESAZO

    ResponderEliminar
  6. Bastante macabro, a lo LOvercrafth o Poe. Buen cuento. Carlos

    ResponderEliminar
  7. No te puedes fiar ni de tu sombra, por eso sigo soltero...un encuentro o dos como mucho, y a otra cosa mariposa...me ha gustado, y muy bien escrito...Un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Un excelente relato, que interesa hasta el final!

    Saludos
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  9. ¡Uy, me lo estaba temiendo! Esa Susana me daba mala espina. Demasiado perfecta la señora... No hay que fiarse de nadie y menos de alguien tan "perfecto". Somos malos y no damos nada por nada. Besitos, Midala. Vas más deprisa tú escribiendo que nosotros comentando!!!

    ResponderEliminar
  10. Entre tanto escritor jactancioso y letras presumidas festejo la elección de este relato de Twain. Por la sencillez y coloquialidad de sus palabras, y una vuelta magnífica.
    T felicito.
    Salud

    ResponderEliminar
  11. !!Hola,midala!!

    La ambición y la avaricia destruyen al ser humano,pero q grandes somos y generosos en seguir confiando.Una buena moraleja y un buen texto midala.Me ha gustado mucho.Muchísimos besitos,midala.

    ResponderEliminar
  12. Que maja es Susana...
    Y que peligro tiene.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Por desgracia esas cosas suceden, de verdad que si. Un buen relato Midala.:)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. !Vaya con la Susana!Buen relato, pero chica...qué maldad más bien calculada, hasta el final.
    Gracias por gustarte mi seguidilla.
    Mil besos para ti
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!