Seguidores

jueves, 19 de julio de 2012

Lluvia de muertos



"A mí aún me sorprendía ese calor que teníamos durante todo el día. No dejaría de sorprenderme nunca y eso que nací con él. Pero me encantaba oír a mamá cuándo me contaba, que siendo ella pequeña, los inviernos eran muy crudos, y el frío intenso, incluso ella había visto nevar varias veces. Resultaba emocionante oírla contar como caían copos de nieve en su pueblo, y como los niños jugaban a hacer pelotas y a tirarse por las pendientes en una caja de madera. El clima está claro que había cambiado. Ahora solo teníamos calor todo el año. La temperatura no solía bajar de 35 grados y resultaba muchas veces asfixiante. Me gustaría saber que se siente cuando alguien tiene frío...era sensación de taparse y ponerse ropa de abrigo...A veces, miraba revistas de mamá y en ellas salían las prendas de abrigo que nosotros nunca llegamos a conocer. Abrigos y gabardinas, bufandas y gorros...Quizás siempre deseemos lo que no tenemos pero yo desearía ponerme esa ropa y salir a la calle con lluvia y frío...mamá siempre decía que era muy romántico.

Para hoy dieron en las noticias lluvia. Es algo sorprendente porque hace muchos años que eso no ocurre y será un día muy especial. Suele ser noticia por lo inusual que resulta y para todos nosotros los días anteriores son días de muchos nervios y tensión. Recuerdo la última vez que vi llover. Estábamos todos los del pueblo alrededor de la plaza. Era allí donde nos juntábamos todos. Cada pueblo y ciudad tenían su sitio donde sabían que  sería el elegido para el gran acontecimiento. Generalmente siempre era el mismo lugar, y allí acudíamos siempre que anunciaban lluvia. La última vez que llovió, apareció la madre de José el zapatero. Llevaba muerta muchos años, pero le tocaba ya volver, y él día de la lluvia, cayó del cielo al igual que lo van haciendo todos, primero bajan muy rápido y cuándo se van acercando a la tierra lo hacen muy lentamente y saludan a todo el mundo desde el aire. El año que vimos bajar a la señora Lola, nos habíamos reunido todos a ver a quién le tocaba y cuándo José la vio saltaba de alegría mientras el resto lo mirábamos con cierta envidia, pues esperábamos que nos tocara a algún familiar nuestro. La señora Lola nos contó lo mismo que habían contado anteriormente los que habían acudido con la lluvia, que habían estado en un lugar muy hermoso, con otros familiares y amigos y que nos veían a través de las nubes. Qué donde estaban había mucha paz y tranquilidad y no había problemas, pero sobre todo había mucho amor.

Cada vez que había un día de lluvia, había recuento mundial de las personas que habían bajado de nuevo a estar con nosotros y eran millones de personas. Algunas volvían a marcharse rápidamente de nuevo, pero otras seguían con nosotros muchos años. Era como una segunda oportunidad y todos esperábamos ansiosos a ver si teníamos suerte y le tocaba a algún familiar nuestro.

Todos estábamos alrededor de la plaza esperando ansiosos que llegara el momento de la lluvia. De pronto se oyó un  - Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh mirar......- y alzando todos la mirada hacia el cielo vimos como bajaban dos personas a velocidad de vértigo. Cuándo se acercaron a la tierra pudimos apreciar que una era Angelito, el hijo de Angel, que se había ido con 4 años y el otro, el Manco, y le llamábamos así porque había perdido un brazo en uno de los atracos que había cometido. Era una persona sin escrúpulos y mala y no pensaba que mereciera una segunda oportunidad, por lo que antes de que llegara al suelo yo ya había comenzado a retirarme, pero di media vuelta cuando comencé a oír gritos de asombro.

Todo el mundo estaba alrededor del Manco y él gritaba despavorido que no quería volver allí nunca más. La gente se arremolinaba a su alrededor para escuchar lo que estaba contando y el Manco, decía que nunca había visto tanta maldad junta. Contaba que los grandes criminales de la historia, estaban allí todos juntos...reunidos alrededor de un fuego infernal. La temperatura era asfixiante, pero lo peor era tener que estar escapando todo el día para que nadie te matara o te diera una paliza. El Manco enseñaba asustado sus dedos de los pies, los tenía rotos, se los había roto un hombre en una pelea, uno por uno, mientras el resto coreaban que le siguiera rompiendo más. Decía que echaba de menos la cárcel, que por lo menos allí podía pagar por el mal que había hecho pero que estaba a salvo de los demás peligros.

Al Manco se le había dado una segunda oportunidad. Esperemos que la aproveche...porque pudieron haber bajado otros muchos que habían sido buenas personas y sin embargo le dieron la oportunidad a él. Solo esperaba que lo aprovechara."

La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente.
Enviar frase
François Mauriac (1905-1970) Escritor francés.

18 comentarios:

  1. Tal vez la aproveche y trasmita el mensaje del lugar donde van los que son como el
    Tu ingenio es ilimitado. Feclicitaciones
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Vaya hombre!! con toda la gente provechosa y le toca al manco, no si ya lo decía el titulo de aquella película "Los Dioses Deben Estar Locos", jajaj.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  3. Cada relato es una sorpresa por donde nos llevarás...esta vez me has sorprendido...me he imaginado a Mari Poppins con su paragua bajando muy lentamente y haciendo las delicias de los aldeanos de ese lugar...efectivamente, la vida no la roban muchas y definitivamente...me ha gustado...un besote.

    ResponderEliminar
  4. A veces las mejores oportunidades le llegan a quien menos se lo merece. La vida es así.

    ResponderEliminar
  5. Vaya relatito, Doña. ¿No soñarás tú estas cosas, verdad? Me recuerdas a las novelas de los famosos escritores colombianos y peruanos.

    Un millón de besos

    ResponderEliminar
  6. Un magnífico relato sobre esa segunda oportunidad...merecida?

    Saludos
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  7. Ciertamente a nuestros seres queridos no nos los roba nadie, aunque no los tengamos presentes, siempre están con nosotros, pero la vida, eso es otra cosa... a veces aun con el corazón palpitando no tenemos...
    En cuanto a las segundas oportunidades, hasta los más malotes se merecen una después de haber probado un castigo por sus maldades...
    Que historias nos cuentas mi niña... siempre tan genial en tus letras.
    Ya te echaba de menos, pero últimamente ando de hospital en hospital.. que desastre!

    te mando un abrazo gordote y un montón de Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  8. Un micro lleno de fantasía, Midala, con un contenido de reflexión profunda; tanto para creyentes como para no creyentes.

    Una pieza que invita al lector a la reflexión sobre las segundas oportunidas y -en mi caso concreto- si será necesario estar muerto y volver para buscarlas.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Sería tonto si no aprovechara la oportunidad. Aunque no creo en el infierno y sí en el otro plano.

    Nadie ha dicho que la vida sea fácil y encima la complicamos nosotros, así nos va...

    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. se deja leer con una sencillez que impresiona.
    Realmente no quisiera ser parte del convite je
    Salud!

    ResponderEliminar
  11. El manco es un tiquis miquis.
    Cualquier cosa le asusta.
    Ni caso.

    ResponderEliminar
  12. El Manco tiene una suerte increible, creo que la segunda oportunidad no le valdrà de nada, el ser humano es el ùnico que tropieza dos veces en la misma piedra.
    Buen relato. Enhorabuena

    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar
  13. Midala, me parece genial este relato.
    Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  14. Midala, lo que es imaginación, no te falta. ¡Los muertos llueven del cielo! Si el Manco tuvo su 2ª oportunidad, por algo sería. ¿Habrá una segunda parte? Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Midala, me encantan esas estrellitas que vuelan por tu blog.

      Eliminar
  15. Muy buen relato Midala. La segunda oportunidad se da a veces a quien no la merece.
    Un gusto leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hoy he disfrutado de la lluvia de tus palabras con este relato que me ha encantado, Midala, tu imaginación fluye y nos lleva a imaginar cada secuencia con tus letras como si se tratara de una película.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. !!Hola,Midala!

    Un relato magnifico,preciosa,como siempre, me haces meterme en la historia como si la estuviera viviendo.Muchos besitos,midala,preciosa.

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!