Seguidores

lunes, 12 de marzo de 2012

Pensamientos de un parado desesperado

"Ya hace dos años que estoy en el paro, y esto no tiene visos de nada. Se acaba todo y sigo sin trabajo. Os voy a contar mi vida, que será como la de otra persona cualquiera, pero esta....es la mía y la que me tocó vivir a mí. Y esto es lo único que veo para salir de este pozo.


Me llamo Alberto y tengo 50 años. Desde muy joven, y digo bien, 18 años, comencé a trabajar en el sector bancario. Hice unas oposiciones, las aprobé y entré a trabajar de administrativo en la banca. Esa fue toda mi carrera. Toda mi vida detrás de un mostrador. Es lo único que sé hacer, abrir cuentas...hacer ingresos...prestamos....Mi vida es la banca porque es lo único que hice desde hace 32 años. Conocí a Maribel, y con el tiempo nos casamos. Maribel trabajaba en una clínica dental, de ayudante. Y nos iba muy bien, para que negar. Un sueldo sumado al otro íbamos haciendo nuestros pinitos. Compramos un piso, que por cierto, aún debemos una parte...y viajábamos lo que podíamos y lo que los niños nos dejaban. Nuestra vida era tranquila y sin altibajos. Yo, como buen previsor, fui haciendo mi plan de pensiones, para cuando fuéramos mayores, hice varios seguros, por si algún día me ocurría algo, que Maribel pudiera darles a los niños unos estudios y que pudieran salir adelante.

Pero un día todo se nos trunco. A Maribel, la pusieron de patitas en la calle y pasó a ejercer de ama de casa. Ella seguía buscando trabajo por todas partes y mandado su curricular pero no salía nada. Menos mal que aún teníamos mi sueldo...era lo que siempre comentabamos. Sus dos años de paro terminaron y con eso comenzó su desesperación. Ella en casa no quería estar. No le gustaba ejercer de ama de casa, decía que todo el día limpiando para nada, que no se sentía realizada. Pero la gota que colmó el vaso, fue mi despido. Hicieron un ERE en mi empresa y nos fuimos mucha gente a la calle. Recuerdo ese día como si fuera ahora mismo, entré por la puerta de casa a las 11,30 de la mañana y Maribel estaba pasando el aspirador. Lo paró, me miró y me dijo:

- Tú qué haces aquí.-

- Estoy despedido, sobra gente.-

Pasaron dos años. Dos años de paro que fuimos tirando como podíamos, pero el paro se acabó y no nos salió ningún trabajo. Ni a ella ni a mí, éramos demasiado mayores...no hay trabajo ni para los jóvenes....era siempre la misma canción. Nos daba igual el trabajo que fuera, en hostelería, de cocinero, de lavaplatos, de lavacoches nos daba igual. Pero ni esas. Fueron dos años muy duros en lo que todo se desmoronó. El paro se terminaba, el dinero se acababa, y no había trabajo. Debíamos los dos coches, parte del piso y algún viaje que otro. Me imagino que como todo el mundo. Hicimos restricciones pero aún así era imposible. Nos deshicimos de los dos coches pero nos dieron dos duros. Nuestras vidas cambiaron en un plazo de tiempo muy corto de una forma alarmante y nosotros lo acusamos. Faltaba la alegría en casa, solo había desesperanza y rabia. Íbamos a comer a casa de mis padres y la cena me la metía mi madre en una bolsa...pero dios mío.... ¡TENGO 50 AÑOS! Yo tenía mi vida, luche por tener una vida buena me preparé muy a fondo para aprobar las oposiciones y ahora....estoy tirado con mi edad. Los dos estamos a tratamiento antidepresivo, no somos los que éramos, solo sabemos lamentarnos y llorar. Nos cansamos de buscar, de preguntar aquí y allá, de día y de noche, de tocar a las amistades y ya tocamos fondo. Estamos hundidos y sin saber qué hacer.

Al día de hoy, se acabó todo lo que teníamos ahorrado. Lo pensé mucho, muchísimo. Y no veo otra salida. Seguí pagando mis seguros por si algún día me ocurría algo, y eso es lo único que les puedo dar a los míos para que sigan viviendo. Mis seguros, los seguros que llevo pagando tantos y tantos años y que cada día pagaba más. Es la única solución.Sí, es una trampa ¿y? ¿cuántas trampas no hicieron "los de arriba"? ¿Con que cuentas millonarias se retiraron los directivos de muchas empresas?.Yo no voy a hacer un desfalco de miles de millones...ni voy a hundir un país en la miseria, solo me voy a morir para que los mios puedan comer. Mi vida solo vale 40 millones, pero para ellos...quizás les llegue para remontar esta crisis que nos hunde... Hoy por la tarde cogeré el coche y....entre las pastillas, el exceso de velocidad...la curva pronunciada...no veo otra salida a esta situación. Mis hijos tienen que comer no pretendo mi vida de antes, solo pretendo tener un trabajo para que mi familia pueda vivir dignamente. Solo quería trabajar. ¿No le da vergüenza a nadie? ¿Que se tenga que implorar un trabajo? No veo otra  solución.."

En la tarde de ayer, un joven de unos 50 años, se mató en un accidente de circulación. Deja viuda y dos hijos. Estaba la familia entera en el paro y dicen que sufría una profunda depresión, eso y el exceso de velocidad hizo que el coche derrapara en una curva y se callera por un desnivel de 15 metros.


No siento el menor deseo de jugar en un mundo en el que todos hacen trampa.
François Mauriac (1905-1970) Escritor francés.

20 comentarios:

  1. Absolutamente aterrador.
    Tan real como la vida misma. La situacion es insostenible y unos cuantos sinvergüenzas han condenado a muchas familias a vivir en el horror de la miseria o Lo que es peor a no vivir.
    Tanta es la desesperacion que se cometen muchos sucesos como este que presentas hoy.
    Que triste e injusto.
    Uff Me dejaste ko.
    Mi niña te mando un Besote gigante...desde el mediterráneo.

    ResponderEliminar
  2. No puedo comentar, he vivido esta situación por parte de un amigo, y no lo he superado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es terrorífico pero hay millones de personas así y los de siempre siguen con sus Mercedes-300-S para ir al trabajo porque el Rolls lo guardan para las bodas.

      Nos habiamos acostumbrado a vivir de crédito, pagos aplazados de viajes, vivienda y hasta de compras en hiper, y ahora llega la realidad dura y pura.

      Los griegos llevan muchos años así y saben muchísimo de esto. Aquí hay cinco millones desde hace varios años y nadie quiere ni mirarlo. Pero los individuos que lo sufren sólo terminan viendo la salida del relato.

      Buen y actual post, Doña.

      Un abrazo cariñoso.

      Eliminar
  3. Demoledor.
    Se me ha helado la sangre.
    Cuántos hay así ya?
    Espero que no todos se maten.

    ResponderEliminar
  4. Lamentablemente el desempleo nos arrastra al desespero, a nosotros nos sucedió lo mismo hace algunos años y pasamos tiempos muy difíciles. Hoy día, sobrevivimos gracias a un pequeño negocio familiar.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Es que el juego no existe, todo es un prolegómeno para que ganen siempre los mismos; y ellos justificar el rigor de sus altares.

    Aquí en Argentina sabemos muy bien de esas realidades; cada vez más en el mundo lo saben. Porque cada vez más el rey se está dejando ver desnudo.

    Estremecedor relato.
    La desolación puesta en primer plano.
    Besos desde el sur.

    ResponderEliminar
  6. Midala, conmovedor relato... de la realidad y problema global además.
    La frase, excelente reflexión y cruda realidad
    Buen día

    ResponderEliminar
  7. Este es un relato de realismo duro, Midala, que contiene un drama intenso, hondura emocional y lucidez crítica.

    Deja un sabor amargo en la conciencia del lector.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Hola Midala...es impactante el relato, la realidad muy dura. Con todo, yo pienso que aun en medio de la tormenta hay que esperar un milagro y no saltar de la barca.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Parece que se ha quedado mi prueba, me desespera escribir comentarios y que desaparezcan. Hoy estoy de suerte.
    ¡Vaya entrada! Si nos ponemos a reflexionar sobre ella acabaríamos llorando.
    A mí se me ha puesto la piel de gallina. Tiene que ser horroroso tener hijos y no disponer de dinero para cubrir sus necesidades básicas.
    ¡Cuántas familias estarán pasando por esta misma situación!
    Lo peor de todo, es que el futuro no muestra soluciones a corto plazo, ignoro lo que puede pasar ¡qué pena!
    Te dejo un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
  10. Me ha impactado este relato, que es real como la vida misma. La trágica situación que viven mucha gente. Sin arreglo aparente y con muy buenas Palabras por parte de quien no sufre esta lacra.
    Hay que hacer algo y que no se rian delante de nuestra cara con medidas que son inutiles, ridículas e ineficaces.
    El Trabajo es un derecho y la Usura un gran Pecado.
    Buenísima Entrada, Midala.
    Me encanta tu espacio y, si me lo permites, me hago fiel y aférrimo seguidor de tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Entiendo que la desesperación te puede jugar una mala pasada, pero esa no es la solución, hay que seguir y seguir aunque no queden fuerzas, esto no puede durar siempre.

    Ya regresé!!!!!

    Muchos besosssss!!!

    ResponderEliminar
  12. Impactante relato. No pude para de leer. Que pena da, y pensar que asi hay miles. Se necesitameas que temple para afrontar una situación asi.

    ResponderEliminar
  13. Cuando todo lo que queda es la vida o mejor dicho la muerte, que terrible
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola, Midala

    Uff qué duro, tremendo. Todo el sufrimiento que tiene que tener una persona para dar esos pasos. Ojalá no haya muchos casos como el de tu relato.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  15. Siempre hay otra opción mejor que esa, estoy seguro. Ahora sus familiares tendrán dinero (si es que no quiebra la empresa de seguros) pero no le tendrán a él, que a fin de cuentas es lo importante, aunque haya que vivir bajo un puente.

    Un abrazo Midala :)

    ResponderEliminar
  16. La desesperación puede llevar a la gente hasta el límite de lo razonable y hoy hay mucha gente desesperada. Va a hacer falta mucha solidaridad para salir de esto, porque otro tipo de soluciones despierta mi escepticismo.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  17. La situación actual está llevando a muchos parados hasta estos límites que tan bien relatas.
    Me voy sin palabras.

    Besos, Midala.

    ResponderEliminar
  18. Demoledor... me voy con un nudo en el estómago

    un abrazo

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!