Seguidores

lunes, 29 de octubre de 2012

Los hijos...mis hijos....


"Sangre de nuestra sangre y carne de nuestra carne....amor de mis amores. Por ellos daríamos la vida... son nuestra gran hipoteca de por vida. El amor incondicional de unos padres hacia sus hijos...sin restricciones de ningún tipo...sin ataduras...sin reproches...un amor limpio, donde todo lo das sin esperar nada a cambio...

Mi madre, cuándo nací me puso de nombre, Dolores. Yo me reía y le decía que no había podido escoger un nombre peor...yo nunca me quejaba de ningún dolor. Pero mamá algo debió de ver en mí...que escogió ese nombre. Mi vida fue alegre y divertida. Me casé joven con mi novio de toda la vida: Andrés. Nos casamos con 18 años como se casaba antiguamente y pronto nos vinieron nuestros hijos. Eran niños queridos y deseados con toda nuestra alma. Primero llegó Andresito y después Carlitos. Eran dos niños listos y espabilados, alegres y dicharacheros. Fueron nuestra ilusión desde el mismo momento en que llegaron. Andrés padre, trabajaba horas extras para que no nos faltara nada y muchas veces llegaba a casa extenuado, pero a él le era igual...siempre sacaba una sonrisa y se tiraba en el suelo a jugar con los niños a los coches o les montaba el fuerte y jugaban a los indios y vaqueros, interminables horas para mí en las que ya deseaba acostarlos y ellos se olvidaban de la hora...subiendo montañas con los indios....llevando a los caballos a beber al río que Andrés les hacía con papel albal...esos eramos nosotros...y esos eran mis hijos....

Pronto crecieron...porque ni nos dimos cuenta...un día nos fijamos que Andresito tenia la mancha del bigote y todo fueron risas y más risas...Andresito se estaba haciendo mayor...y pronto lo siguió Carlitos...Mis niños habían crecido y comenzaban a hacerse hombres.

Fueron buenos estudiantes por lo que no hemos tenido ningún problema con ellos...nunca les decíamos lo que tenían que hacer porque eran niños responsables que ellos solos hacían sus deberes...y siempre sacaban buenas notas. Andrés pronto saco novia, Adela y su hermano era más de tener "rollitos" como él siempre decía. Pero nunca nos dieron problemas...eran niños estudiosos y trabajadores....alegres y divertidos.

Terminaron sus carreras, Económicas y Periodismo. No podíamos estar más orgullosos de nuestros hijos. Solo teníamos una pega...que trabajaban mucho...muchísimo...y poco los veíamos. Cuándo llegaban por las noches a casa estaban cansados y de mal humor, ojerosos y con mala cara. Cenaban y se iban a sus cuartos para volver a comenzar al día siguiente sus tareas.

Recuerdo uno de los primeros días más horribles de mi vida. Entre en la habitación de los niños...quería llevarles un vaso de leche caliente...entré en la habitación cosa que nunca solía hacer sin llamar, y los encontré a los dos sentados en el suelo...con una cuchara y un trozo de papel albal...algo calentaban y sus ojos se cruzaron con los míos...el miedo se apoderó de mi alma y el terror recorrió mi cuerpo. Ni tiene que decir que la leche terminó por los suelos y rápidamente lo que había visto desapareció.

Ese fue el comienzo de nuestra peor pesadilla. Cuándo nos dimos cuenta era demasiado tarde...llevaban muchos años haciendo "eso" y nosotros sin enterarnos....Trabajaban demasiado pensábamos nosotros...ilusos...No supimos ver la realidad. Mis dos soles...los dos...eran grandes consumidores de heroína. Ellos decían que sus trabajos eran muy estresantes...que les exigían demasiado y que tenían que darlo todo y más para mantenerse en su puesto de trabajo. Claro...disculpas...ponían excusas  para justificar lo que hacían. Ya no eran críos...tenían ya 30 años y seguían en casa con nosotros...ahora entiendo el porque...todo lo que ganaban lo gastaban...no había esas cuentas que ellos nos decían....esas cuentas llenas de 0....

Y ahí comenzó el gran deterioro...los metimos en un centro a los dos...pero no sirvió de nada...ellos no querían dejarlo...volvieron para casa pero ya sin trabajo...nos robaban lo poco que teníamos...y llegaban a casa "colgados"...aprendimos su jerga y a distinguir como venían por sus miradas....Lo hicimos todo por ellos...los íbamos a ver a  la cárcel cuándo habían atracado o cuándo habían robado bolsos...nuestra vida estaba desmoronada....mi marido estaba hundido y yo...Dolores...como me había puesto mi madre....tenía un dolor tan grande dentro que me perforaba hasta el alma....

Cada vez llegaban a casa peor y... era imposible controlarlos...les daban ataques y rompían todo cuanto tenían a su alcance...dolor y rabia se mezclaban en nuestras cabezas y amargura en nuestro corazón... impotencia de ver sus vidas rotas y las nuestras ya sin razón para seguir adelante.

Una tarde hice lo que jamás habría imaginado nunca...me fui a donde ellos van a coge sus dosis y allí compre dosis en abundancia. Llegué a casa y preparé cuatro dosis. Sabía cómo se hacía. Mi Andrés me miró y me dio su consentimiento.

- Hazlo, cuánto antes terminemos todos con esto mejor.....

Cuando llegaron nuestros hijos, como dos perro-flautas...ansiosos... enloquecidos...les dije que hoy se la prepararía yo, que no sufrirían más...ni ellos ni nosotros. Ellos no se enteraban de lo que yo estaba tramando porque no se enteraban de lo que ocurría a su alrededor...pero ese día...ese día de desesperación e impotencia, fue el día en el que decidí que no perdería a mis hijos...a mis dos soles...a mis dos amores....

Ese día fue el comienzo de una nueva lucha pero con más fuerza. No voy a decir que la lucha fue fácil...no...Fue muy dura...pero ahí seguimos...peleando para recuperar a mis dos "niños"...La desesperación me llevo a casi cometer un error....el más grande de mi vida...pero me día cuenta a tiempo de que tenía que volver de nuevo a pelear...por ellos y por nosotros...por recuperar nuestras vidas...

Hoy seguimos en la lucha diaria."



Esto es un simple relato de ficción. Gracias a Dios, no tengo nada que ver con Dolores, pero sé que mucha gente sufre como esta mujer. Por esas familias que luchan...que lo pasan mal...hoy quiero dedicarles este crudo relato.

¿Qué es una familia sino el más admirable de los gobiernos?



20 comentarios:

  1. Un relato muy crudo; de una realidad por desgracia de muchas familias...me ha gustado el relato a pesar de estar basado en lo que está...un besote.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien, Midalita. Bonito cuento truculento y triste de familia destruída pero lo presentas de maravilla.

    ResponderEliminar
  3. Una historia terrible por lo real, Midala. Tal como dices, cuántas familias, cuántas vidas destrozadas, cuánta impotencia, cuánta rabia.

    Gran relato.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Es una dura realidad, y no me extraña que en un momento se pierda la cabeza y se cometa una locura. Menos mal que no fue el caso.

    Besotes mi niña!

    ResponderEliminar
  5. esta muy buena la trama, pero el final no es muy claro. Sigue escribiendo, lo haces bien. Solo recuerda que la gente no lee tu mente así que lo que pienses tendrás que contarlo con lujo de detalles. Los primeros párrafos,excelentes ganchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ok, de acuerdo.Me parece muchas veces que si sigo...puede ser demasiado trágico???puede que ser tocar la parte más cruel de las historias y por eso corto cuándo pienso que ya es demasiado.Gracias!!!!Intentaré plasmar todo hasta el final....:):)

      Eliminar
  6. Querida amiga, es un relato duro pero con esperanza, para muchas familias que sufren el fantasma de la adicción
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Existen multitud de casos como el que describes. Hace años había fábricas que pagaban sueldazos a sus trabajadores, con la condición de que hiciesen una doble jornada. El sobreesfuerzo, el estress por mantener la estupenda paga era enorme, solo que al final la gastaban en coca para poder mantener el ritmo.

    ResponderEliminar
  8. No es un relato de ficción, en todo caso no es un relato autobiográfico, la historia que cuentas es muy real, ¿cuantas familias han pasado por eso?, muchas y con resultados, en algunos casos, muy trágicos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Manuel...mil disculpas!!!!!!!

      Eliminar
  9. Pensé que era una realidad tuya, pero al final menos mal que aclaraste. Realmente existen muchas familias que conllevan este flagelo y es muy traumático para todos. Excelente historia. Saludos. Puertoarial.com

    ResponderEliminar
  10. Hola, no se si salio mi otro comentario, es que con el celular se complica. Excelente relato, en un principio pensé que se trataba de una realidad tuya, pero aclaraste al final. Realmente hay familias que conllevan este flagelo y es muy complicado. Saludos. Puertoarial.com

    ResponderEliminar
  11. Hola, preciosa. Tema difícil y penoso nos traes hoy, Midala. Una lacra que se llevó a muchos de mis amigos, cuando en los 70 la heroína corría entre los jóvenes sin ninguna cinciencia del peligro. Luego vino el SIDA y acabó de matar a los que quedaban. Hoy parece que ese enemigo va desapareciendo pero llegan otros igualmente dañinos, coca, drogas sintéticas, todo un mundo de sustancias que les hace olvidar que en España el 50% de los jóvenes está en paro. ¿Cómo no van a buscar otras realidades con las que escapar? Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  12. Un intenso relato que nos ha hecho "ver" a Dolores en esa cruda realidad que has "creado"...

    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  13. Un relato que llega al alma por su cruda realidad.
    Son muchas las familias que lloran por este flagelo, tuve una compañera de trabajo, que perdió a su único hijo de 31 años por una sobredosis y lo peor es que pensó estaría drogado como siempre al verlo en la cama y siempre se ha reprochado quizás se hubiera salvado, pero lo habían internado muchas veces y siempre recaía, toda una familia destrída, ella no pudo trabajar más y el padre es un guiñapo.

    Dios nos asista...


    Abrazos miles, Midala

    ResponderEliminar
  14. Es un relato estupendo Midala, no veo que falte añadir más, has puesto lo necesario para plasmar la ilusión, la lucha, el amor, la tristeza, la desesperación y la esperanza de Dolores.

    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  15. Es muy triste este relato, cargado de dolor y de una realidad demasiado cercana a todos. Con el taxi tan cerca de un gran centro penitenciario, me llevo a muchas madres a ver a sus familiares, y te podría contar historias espeluznantes. Hoy uno se ha comido unas pilas, está fatal... su madre está desesperada, su mujer se fue con otro y dejó a sus tres hijos con su suegra, toda la carga para esa madre, que cada semana hace doscientos kilómetros para ver a lo que queda de lo que fue su hijo. A mi se me cae el alma a los pies.

    ResponderEliminar
  16. !!Hola,Midala!!

    Q bien lo has contado.Q realidad mas terrible aunque aquí solo sea ficción.Magnifico relato.Muchísimos besitos,midala.

    ResponderEliminar
  17. Una historia muy bien contada. Un gran saludo.

    ResponderEliminar

Deja tú opinión, me ayudarás a mejorar. Habla ahora...es tú momento y tú espacio. Te estaré muy agradecida sea cual sea tu opinión. Adelante!!!Atrévete!!!